Prensa y comunicación

ABC.es Los hoteles canarios apuestan por el turismo «verde»

Canarias:  ECONOMIA,SECTORES-EMPRESAS,TURISMO

Isabel López Rodríguez Santa Cruz de Tenerife, 10 nov (EFE).- En Canarias, los hoteles verdes han tenido una repercusión local «muy fuerte» y una transcendencia exterior «importantísima», hasta el punto de que hoy tiene más importancia lo que se ha irradiado hacia fuera que lo que se ha quedado en la islas. Este comentario lo ha hecho a la agencia Efe Alejandro Hidalgo, delegado de Medio Ambiente de TUI, operador turístico alemán que cada año entrega los premios «Campeones Ambientales».

Hasta hace una década la oferta de turismo ecológico se reducía a casas rurales u hoteles situados en privilegiados enclaves naturales; en la actualidad, la preocupación por el cambio climático y una mayor sensibilidad ambiental impulsan que cada vez más complejos hoteleros apuesten por una gestión ambiental sostenible.

Sistemas para reducir el consumo de agua y energía, mecanismos para separar y tratar los residuos o iniciativas encaminadas a cuidar y proteger el entorno y promover el consumo de productos autóctonos son algunas de las medidas desarrolladas por los establecimientos turísticos canarios que adoptan un compromiso ecológico.

Aquel que no apueste por estas prácticas, tarde o temprano se habrá situado fuera de juego porque no habrá sabido gestionar sus recursos, afirma Hidalgo.

El Hotel Tigaiga, en Puerto de la Cruz (Tenerife), ha sido uno de los establecimientos pioneros en Canarias en la implantación de medidas respetuosas con el medio ambiente que potencian un uso más eficaz de los recursos.

Este complejo cuenta con un sistema de producción de agua caliente sanitaria mediante placas solares, además de dispositivos de grifería monomando y limitadores de caudal, que reducen el gasto de agua.

En el restaurante se han instalado láminas de control solar que reflejan el calor del Sol y permiten ahorrar un 50 por ciento de energía eléctrica.

Para reducir el consumo energético, un toldo cubre la piscina por las noches durante la temporada de invierno para evitar pérdidas de calor y, en las habitaciones, micro-interruptores ubicados en las ventanas interrumpen el suministro de aire acondicionado al abrirlas.

«Muchas medidas provienen de sugerencias de nuestros clientes, la mayor parte procedentes de centro Europa», donde, como destaca Irene Talg, gerente del hotel, la conciencia ambiental empezó en los años 70.

Talg reconoce que el desarrollo de una gestión ambiental óptima es vital para el futuro de los complejos hoteleros y del turismo de las islas.

«Todos debemos aceptar nuestra responsabilidad en este tema, no pensar que debe empezar otro primero y, sobre todo, actuar, sino nos adelantarán», añade.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.